martes, 19 de mayo de 2009

El colegio San Gabriel

Vuelvo luego de un tiempo entregado completamente a mi tesis, con una nueva entrada vanidosa, que no pude evitar después de leer la noticia: el San Gabriel de mis amores ha conseguido los promedios más altos en los examenes generales que tomó el ministerio de educación, el año pasado, entre colegios de la sierra, en matemáticas y lenguaje.
No puedo negar que este hecho me toca las fibras más sensibles de la egoteca... ya que por más de siete años estuve a cargo de la literatura ecuatoriana, y cinco más dirigiendo el grupo de teatro del colegio. Es gracioso que todo vaya coincidiendo: con mis compañeros de generación (el glorioso 1993) hemos estado planeando hacer un reencuentro en el mismo lugar donde nos hicimos bestias el día de nuestros juegos pirotécnicos... y seguimos hablando las mismas tonteras que cuando nos graduamos...

En ese sentido no puedo negar las virtudes de mi colegio, a pesar de que he sido muy crítico con aquello que considero un desacierto. Pero siempre lo he defendido de los "agoreros del desastre" que año con año sueltan su memorable frase:

- dicen que el colegio ya se fue a la mierda...

Lo que nadie puede negar es la marca que el colegio deja a cada uno, para bien o para mal (porque también conozco a muchos que, con el solo recuerdo, huyen despavoridos, y lo entiendo: es muy difícil crecer en un grupo de adolescentes varones: la gente puede llegar a ser muy cruel). Y es que esos seis años son muy intensos en varios sentidos. Para algunos es la Lolita, para otros no... o su paso por los tradicionalísimos clubes de teatro o andinismo... o los deportes... o los profesores memorables: Guido Poveda, el doctor López, el muerto González, Jorge Uribe, el padre Acosta, el suco Ribas... Están los que salieron más izquierdosos y ateos que el Che en persona, y están los otritos, que han engrosado las líneas del conservadurismo más recalcitrante: ARNE, TFP, Legiones blancas y demás flores olorosas... En lo personal, el colegio me marcó en lo que quería hacer: los seis años en el grupo de teatro me condenaron fatalmente a la profesión.
Pero si hay algo que no soporto es esa vanidad tan jodida que nos meten, con eso de ser líderes y demás. Fenómeno acentuado entre los sociales: eso de los tres libros mal leídos es un problema: tienes que llegar la universidad para romperte las muelas contra el mundo... y, a veces, ni así... Hay una suerte de autosuficiencia pesadita, de intelectualidad posuda, de actitud de pueta de cafetín... que nos cierra al mundo, porque el San Gabriel es lo mejor y punto. Incluso desde lo interno: siempre me pareció molestosa esa división entre los gabrielinos "de primera": teatreros y andinistas, caballeritos gabrielinos que participan en todas las actividades, oradores y seudo filósofos, contentados con lo que hacen sin ver más allá de la avenida América. Todo el resto son los gabrielinos de "segunda", los que no se acoplaron, los calladitos, los que desaparecen entre la multitud, lo que no pertenecieron a nigún grupo de "elegidos"...
Mielda, que se extraña el colegio...

10 comentarios:

Anónimo dijo...

MUy agradable la entrada, entre los profesores falta el memorable Dr. Marco Lara

Steppenwolf dijo...

Por el colegio.... C-O-CO, L-E-LE, G-I-O-GIO....
Y los inmortales hermanos Bastidas también faltan...
y uno sólo recuerda eso de
Juventud Divino tesoro, te vas para no volver....

GEIA-PUCE dijo...

Por alguna razón insospechada e inesperada, lo único que viene a mi mente es una triste conclusión de la AUSJAL: "FORMAMOS PROFESIONALES EXITOSOS EN SOCIEDADES FRACASADAS"... por si acaso soy un gabrielino que adora a su colegio, no crean que es mera crítica de picado (que también se han hecho presentes estos días por parte de los panas)

yosoydelquito dijo...

yo sí soy de esos muy 'elegidos',... autorrelegados por convicción y " más izquierdosos y ateos que el Che en persona"...

lo mejor del colegio fueron mis panas, con los mismos que hasta ahora nos vemos para hablar, sin tanta profundiidad, de las mismas huevadas de aquellos años en los que lo mejor eran las fugadas de clase para que mis panas fumaran hasta la hierba de atrás del coliseo y escuchar esa música loca (de Silvio y sus amigos y sui géneris y otros viejitos) en un casete y un walkman..., salirnos a tomar un café o una cola o pegarnos unas papas a la hora del recreo, afuera del colegio, y ver si enganchábamos alguna de la ute... lucir mi camiseta del Quito por todo el colegio... y fugarnos de las misas..... ah, y las clases de literatura y la profe de filosofía que llegó de remplazo y una que otra que daba clases de inglés.... ah, y no quedarme en supletorios, por primera vez, cuando se terminaba el colegio... ahora que recuerdo, después de todo, alaja era el colegio...

LOLA dijo...

YO PASÉ POR SEIS COLEGIOS DURANTE MI SECUNDARIA.......PERO CUANDO SUEÑO ESTAR EN UN COLEGIO, SIEMPRE ES RECURRENTE UNO SOLO DE ELLOS...Y SIEMPRE ES AQUEL DONDE UNO MÁS SE DIVERTIÓ Y/O HIZO MÁS AMIGOS Y/O JODIÓ/APRENDIÓ MÁS EN CLASES.

EL MEJÍA ES UNA TRADICIÓN QUE MERECE SER CONSERVADA....LA ÚLTIMA EVALUCIÓN ACADÉMICA LO SITUBA EN LOS ÚLTIMOS LUGARES. ES UNA PENA.

LOLA CIENFUEGOS

mauflagrum dijo...

primera vez que paso por aquí, y felicitaciones al San Gabriel por esos resultados que ni he sabido, ante los cuales me pregunto en qué lugar quedaría el mío!

si tienes el dato de algún documento o algo (en línea por supuesto, porque soy vago para moverme físicamente y buscarlo je) agradecería bastante!

y bueno, curiosamente, podría afirmar, casi sin lugar a dudas, que la gran mayoría de bloggers quiteños son del San Gabriel..

saludos!

por cierto, soy ex Montúfar!

taita pendejadas dijo...

Saludos y gracias a todos por los comentarios:

Bueno, mauflagrum, sobre los documentos: pues solo hay lo que están publicando los periódicos. Que yo también ando buscando información pormenorizada, pero parece que el ministerio no la va a publicar. Ya nadaf.
Y la plena, Lola... lo mejor que te deja un colegio, son los amigos... el resto se olvida rápido.
Yosoydelquito: pues yo fui de los calladitos nomás... sino era por el grupo de teatro...
GEIA, yo quisiera pensar más bien que formamos gente crítica... eso siempre es bueno...
Steppenwolf: bueno, a ellos ya les conocí como colegas... ¡no!, espera... el Hugo Bastidas me dio clases del Quijote en cuarto... nooooooo...
Y anónimo... yo le tendría más predilección al doctor Lara, sino fuera porque creo tiernos nacionalsocialistas... jajajaja...

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Juan Francisco alias Jhon dijo...

Hola querido profesor... hace rato que no me daba una vuelta por los blogs gabrielinos, que grato encontrarme con sus escritos siempre con ese toque ironico-satirico que solo usted puede dar, pero era mejor en clase cuando se nos pasaban las jornadas escuchando sus anecdotas, su repudio pero a la vez amor por ese asqueroso ego gabrielino que nos cala hasta los huesos.
Ese ego que hoy esta mas inflado que nunca (en parte por nosotros y en parte porque el resto de gente lo menciona)gracias a esas pruebillas auspiciadas por el ministerio de Educacion que nos dieron el primer lugar.
Leyendo sus entradas a este blog siempre suelto una carcajada o al menos una sonrisa, usted conoce tan bien la escencia gabrielina.... porque es uno de nosotros y ya lo lleva como marca de por vida... jajaja. no me puede negar que a pesar de todo si hay cosas que sirven, el Colegio nos da una actitud ante la vida y mas que nada una cierta e inconfundible identidad que no he encontrado en otros.
El colegio me dejo panas de los mejores, recuerdos de un curso revoltoso, las tipicas conversaciones intelectualoides pero valiosas, las otras en las que se hablaban pendejadas y ademas ejemplos a seguir de verdaderos caballeros de la vida como el Dr Marco Lara (respetable a pesar de su derechismo recalcitrante) o usted mismo otro gran personaje que nos transmitio mas que conocimiento literario... nos dejo el amor por la siempre querida literatura, con su inconfundible toque de profe "supe loco".
que bueno que ya este de regreso, avisenos que hara de su vida, a la generacion 2008 le gustaria saludarlo sin duda.

hasta la victoria siempre, su amigo y ex alumno Juan Francisco Trujillo Sexto Sociales 2008

PipoEc dijo...

Lastima q no pude ser tu alumno pero bueno...siempre va a ver un vñinculo q nos una a los gabrielinos...y mas aun a los q estamos orgullosos de nuestra identidad y luchamos x ella...ser mas para servir mejor...