sábado, 26 de septiembre de 2009

Sol en Quito

Hoy vuelvo al blog, después de reencontrarme con mi país y asimilar todo lo que ha venido encima. Porque, aunque no parezca, uno tiene que volver a colocarse.
Hoy volví, también, a las rutas para colegios y empecé con el Gonzaga. ¡Cómo describir la felicidad que uno siente al volver a trabajar con los muchachos! Debe ser parecido a reencontrarse con un viejo amor: todo es igual, pero también es diferente. Espero no haber matado de cansancio a los estudiantes: estaba tan emocionado que mandé datos en cantidad. Al final, creo que ese jesuítismo en que me eduqué me sale por todos lados.
Fue interesante volver al Centro Cultural Metropolitano, ha cambiado tanto que estaba perdido como pijama en luna de miel, así que cada sala era una sorpresa para mí. Como estaba sacando a la calle un personaje nuevo (Gaspar de Mogrovejo, estudiante de la universidad de San Gregorio), durante el recorrido encontré a un par de personas que me miraron con sorpresa y me preguntaron por el Diablo...



Creo que siete años han sido un buen ciclo, así que voy a dejar al Supay en descanso por un tiempo, y solo sacarlo a ruta bajo pedido. Así jugaré un poco más con este estudiante... y con un danzante que me anda llamando desde lo profundo... como el bisabuelito Perugachi que está pugnando por salir...

4 comentarios:

eldesprecio dijo...

Lindísima foto Javi.

www.fluidoabsurdo.blogspot.com dijo...

Qué bueno leerte de nuevo y recorrer, una vez más, las calles quiteñas de tu mano-voz-mano.
Abrazo,
Andrea

Jaime F Gia dijo...

Pues si Gaspar las cosas han cambiado tal como cambiamos nosotros, pero lo importante es que Kito, nuestro Kito sigue en esencia siendo lo que siempre ha sido y lo que quiere seguir siendo aunque tantos quieran derrotar esa herencia de nuestros abuelos....

Anónimo dijo...

Muy interesante. Necesario reinventarse. Quito (escribo con Q) es una caja de sorpresas. También de cosas y juguetes para inventar. Tú eres uno de lo que sabe fabular bien con ella.

juan josé rodríguez


por cierto,
¿qué quiere decir "sigue siendo lo que siempre ha sido?" Demasiado fundamentalismo esencialista. Peligroso además. "Absurdo, demencia, pero he venido de Trujillo a Lima, pero gano un sueldo de cinco soles"...