jueves, 22 de enero de 2009

Francisco Granizo (1928-2009)

Desperté hoy (en horario de estas tierras) con la noticia de la muerte de quien considero uno de los mejores poetas ecuatorianos de los últimos tiempos y, en lo personal, un modelo de ética literaria. Francisco Granizo, quien nació en Quito y estudió en el colegio San Gabriel, siempre fue un escritor en el margen, fuera de los grupos de autoalabanza, reacio a la promoción constante y desesperada de su propia obra. Características tan comunes entre los puetas de ahora... y de siempre. Sobrio (en un sentido absolutamente poético) y profundo, su trabajo denota un cuidado constante en la palabra: ritmo y sonoridad que no terminan por destruir un discurso poético, palabras e imagenes que no se convierten en un amontonamiento absurdo.
Bueno, como siempre, no será una noticia demasiado importante. Los busetos preguntaban en su blog sobre las causas de la ausencia ecuatoriana en los grandes festivales y ferias literarias. Yo creo que es porque nuestra literatura carece del lector más importante: el ecuatoriano. Pero eso es tema de otra entrada. Y como dijo mi querido amigo, elvásconez: que la tierra te sea leve, Francisco...

Méteme, Dios, en la celada celda.
Insaciable, celoso,
muerde la entraña, Dios,
bebe, mi pozo
olvidado y profundo, te estremezca
la vasta sed de gozo.

("Nada más el verbo")

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Realmente que pena, se pierde una de los voces más claras de la poesía ecuatoriana. En esa generación, ya sólo queda Jara.
Ojalá los angelitos ya se lo estén follando.

Yanko

Tarántula dijo...

un poemota. Hay torniquetes circunstanciales que entorpecen la divulgación de cosas como estas.

Los registros nunca son inútiles, aunque a veces en la práctica lo parezcan.

Una pérdida.

Salud!

Anónimo dijo...

Razón tuvo Granizo al producir algo que sólo la élite intelectual de altísima sensibilidad comprendería. Estaba lejos de vulgaridades y comentarios canallas o viles de quienes a falta de ser "follados" se atreven como los perros a orinarse en las estatuas.

Alfonso Espinosa Andrade dijo...

Decirlo a los años: Granizo es mayor, en el más hondo sentido de la palabra. Se te extraña, Paco, y ya sé que no hablo con nadie sino con el espectro que eres y se muestra cada vez que llueve